Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Ballet folclórico


¡Alto la música !

La palabra de origen francés “ballet” significa : danza estilizada que desarrolla un argumento (RAE), y por su parte, el término “folclórico” –del inglés folk : common people, gente común o pueblo ; y lore : traditional knowledge o conocimiento tradicional– se refiere al conjunto de las tradiciones, costumbres, canciones, etc., de un pueblo, país o región (Espasa-Calpe) ; y también al conjunto de creencias, costumbres, artesanías, etc., tradicionales de un pueblo (RAE). Por lo tanto, la conjunción de ambos términos “ballet folclórico” constituye un oxímoron que equivale a decir : la danza estilizada que bajo un argumento desarrolla el conjunto de creencias, costumbres, artesanías y canciones tradicionales de un pueblo. Llama la atención que palabras más, palabras menos, todos los ballets folclóricos manejan discursos similares que ofrecen plasmar las tradiciones populares.

El ballet folclórico se rige como una compleja maquinaria
que no deja nada al azar, ni siquiera la espontaneidad

Proyecto de Estado

Al entrar las dos primeras revoluciones del siglo XX –la mexicana de 1910 y la rusa de 1917–en su etapa de institucionalización, uno de los proyectos de Estado tendientes en ambos a cohesionar el mosaico de regiones culturales que conformaba sus respectivos países, y que en su enorme disparidad dificultaba su consolidación como nación, fue la implementación de políticas de integración cultural. “La noción (de) que las fiestas pudieran servir como vehículos poderosos para el forjamiento de nuevas identidades ha sido desde hace mucho tiempo reconocida por los arquitectos sociales, tanto de la derecha como de la izquierda. Uno de los primeros fue Jean Jacques Rousseau, quien, inclusive antes de la Revolución Francesa, sugirió el uso de los festivales como un tipo de “dramaturgia social” que instruiría y a la vez haría surgir un ser humano liberado. Más tarde, cuando ocurrió la revolución, los festivales fueron inmediatamente colocados en su lugar [...] Experimentos similares ocurrieron también al final de las Revoluciones Rusa y Mexicana, con festivales recién creados que servían como analogías seculares inculcando fe en el estado naciente. (David M. Guss, El Estado Festivo. Raza, etnicidad y nacionalismo como representación cultural. Fundef. Caracas, 2005”). La relación entre el gobierno y los ballets nace, en efecto, desde los inicios del México post-revolucionario, pero adquiere un carácter permanente a partir del sexenio de Adolfo López Mateos (1958-1964). En 1959, dicho presidente otorgó un decidido respaldo a Hernández que le permitió consolidarse bajo el nombre de Ballet Folclórico de México.

Como relojito

Negar el mérito escénico y el rigor con que se acomoda cada una de las piezas dentro del elaborado entramado que compone este tipo de producciones, es un desacierto tan grave como igualmente lo es el conferirle a los espectáculos resultantes un valor de rescate de la expresión popular en que se basan. En ambos casos, extremos opuestos y a la vez coincidentes en su despropósito, se impone una realidad que va mucho más allá del simple gusto o la afinidad personal. El ballet folclórico llevado al nivel de profesionalismo como lo hizo Amalia Hernández, implica la certeza de no dejar nada al azar, en un ejercicio de planeación perfectamente bien calculado cuya ejecución no permite margen ninguno para la improvisación. Esa que es sin duda su mayor virtud, constituye a la vez su principal distancia con respecto de la espontaneidad que requieren las expresiones populares como la música y el baile. Los espectáculos de este tipo de ballets conforman una maquinaria compleja cuyo funcionamiento debe estar previsto hasta el más mínimo detalle en todo momento, desde antes del inicio hasta la caída del telón, de acuerdo con un guión exacto. Es por ello que paradójicamente en su eficacia radica su deficiencia. O cuando menos, su desapego fundamental en relación con la frescura que implica la participación personalizada y el despliegue de creatividad individual que requieren las músicas regionales. Mientras éstas se basan –como toda creación popular– en la manera particular que cada cultor tiene de interpretar a su modo un determinado género, como el son jarocho, y le da vida al momento de acuerdo con sus propias posibilidades creativas ; en el ballet folclórico sucede al revés, el acto de creación ya fue consumado en un proceso previo, y queda concluido a partir de que el guión ha sido diseñado y definido en cada una de sus partes, la coreografía, la escenografía, las luces y todos los aspectos técnicos. Ya sólo corresponde al ejército de bailarines, músicos y demás personal auxiliar seguir estrictamente ese guión al pie de la letra, sin añadir ni quitar absolutamente nada. Cada giro, cada paso, cada sonrisa es un acto de profesionalismo ; y el baile visto así, es casi un deporte de alto rendimiento.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com