Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Bienes culturales e identidad


¡Alto la música !

Es motivo de orgullo para todos los mexicanos. El próximo 25 de septiembre de 2009 en Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos se oficializará la declaratoria de la UNESCO : El ritual de los Voladores de Papantla se considera como Patrimonio Intangible de la Humanidad. Así lo dio a conocer el pasado día 11, el gobernador Fidel Herrera Beltrán. Merecido reconocimiento para dicho ritual del Totonacapan que también se celebra en la Sierra Norte de Puebla, porque se trata de un bien cultural de origen precortesiano. Por medio del sincretismo como estrategia de supervivencia, nuestros antepasados supieron conservar la esencia y el simbolismo profundos de esta evocación acrobática y danzaria que sintetiza la antigua cosmogonía mesoamericana nahua y totonaca.

El ciclo de los hombres pájaro

El ritual comienza desde la selección y tala del árbol que servirá como palo volador, aunque es ahora muy común que se utilice un poste metálico. En el acto culminante intervienen cuatro voladores y un músico que toca una pequeña flauta de carrizo con tres agujeros y un diminuto tambor de doble parche. El palo o poste erguido, símbolo de la interrelación entre el cielo y la tierra, es coronado por una base móvil cuadrada en referencia a los cuatro vientos o puntos cardinales, cuyo centro sostiene una pequeña plataforma sobre la cual el músico realiza de pie una breve danza a manera de saludo. Posteriormente, al sentarse el músico los cuatro voladores, cada uno de ellos amarrado por cintura de un costado de la base, se arroja hacia atrás para descender girando con los pies hacia el cielo entrecruzados y los brazos abiertos simulando el vuelo. Después de realizar 13 giros cada uno de 4 los voladores invierte su posición para aterrizar y completar simbólicamente (13x4) el ciclo de un “atado de años” o siglo azteca que consta de 52 años.

Dibujo de Luis Rechy que representa el vínculo del campesino jarocho con su legado musical, en la portada del fonograma "Homenaje a los Juanitos" de los Cultivadores del Son.

Criterio de identidad

Lo que entendemos como identidad es el legado conjunto de los bienes culturales distintivos de una colectividad particular, mismos que por naturaleza son múltiples y polifacéticos. Como obra colectiva la identidad es una cuestión intrínsecamente dinámica. Somos mexicanos, en nuestro caso veracruzanos, pero cada quien siente e interpreta su veracruzanidad de manera personal ; y la suma de esos sentimientos y miradas da sentido al ser mexicano. Somos tapixte, chayotextle y chipotle, igual que gandinga, mondongo y machuco, pero también chorizo, chicharrón y paella. Rezamos avemarías, bailamos danzones y lloramos a nuestros muertos en altares de cempasúchil y copal. Nacemos lampiños, crespos o barbudos y por lo mismo ya no somos mesoamericanos, ni africanos ni españoles, somos mexicanos veracruzanos ; veracruzanos huastecos, tenek, totonacos, popolucas, zoques, nahuas ; mulatos, blancos, trigueños o güeros y brotamos como las ramas de un árbol, cada una distinta de las demás pero todas unidas en la misma raíz.

Recuadro del artículo :

Distintas formas de asumir un legado cultural
Existen muchas maneras de vivir, asumir y compartir las músicas jarochas, desde el cumplimiento de una manda o un compromiso laboral, hasta el simple gusto por tocar, cantar y bailar. Veamos algunas de ellas.

–El legado regalado. Al heredar una parcela un joven campesino de las serranías o las llanuras jarochas, además de la tierra recibe también un bien cultural y un conjunto de valores que le permitirán funcionar adecuadamente dentro de su entorno vital. Goza de un obsequio y a la vez adquiere un compromiso que lo obliga a mantener viva la tierra, al igual que a proseguir con las costumbres de su gente como, por ejemplo, la de hacer los velorios tuxtlecos o saber en qué momento se deberán tocar los sones de angelito.

–El legado reemplazado. Cuando en el contexto cultural de los sones jarochos hablamos de un legado reemplazado, nos referimos principalmente al proceso de profesionalización de los músicos jarochos. Es un fenómeno asociado a la urbanización, mediante el cual se establece una clara diferencia entre el concepto ancestral del tequio y la dinámica laboral que implica ingresar al mercado citadino de trabajo con el oficio de músico jarocho. No solamente se trata de un reemplazo en el sentido de la sustitución de una cosa por otra, que en este caso conlleva una manera diferente de entender y sobre todo de asumir el papel del músico ; el proceso de profesionalización requiere también de un nuevo emplazamiento del quehacer musical.

–El legado relegado. La combinación de la lógica empresarial con la industria del espectáculo, para vender la representación de un bien cultural musical al cual desde luego no se ha accedido por herencia ; pero en cambio sí se utiliza como materia prima en la elaboración de un producto comercial, es un proceso exclusivamente urbano. Se trata de un proceso que se implementó como proyecto de Estado a partir de la segunda década del Siglo XX, y tiene su máxima expresión en los llamados ballets folclóricos. Al igual que en el cine mexicano de la llamada época de Oro, a los ballets más que preocuparles mostrar el bien cultural en su estado “natural” popular, lo que les interesa es cómo quieren que se vea dicho legado al representarlo de acuerdo con un criterio escénico urbano, relegando a un segundo plano el sentido primigenio sociocultural del son en su sincretismo ritual o como parte de la vida comunitaria.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com