Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

¡Cántale Pues !
sobre valores y cuestiones ambientales


¡Alto la música !

Componer canciones para la niñez puede ser bueno, pero mejor aún si por medio de éstas se logran transmitir lúdicamente mensajes edificantes que aporten algo útil para el desarrollo de los pequeños. Ninguna canción por si sola, es cierto, va a cambiar instantáneamente al mundo, pero no por ello hay que dejar de reconocer su importante capacidad de incidir –para bien o para mal– en el ánimo y la mentalidad de la gente ; y sabemos que en su ingenuo candor, los niños disponen de menos filtros de suspicacia que un adulto promedio. En tal sentido, una determinada canción es en efecto capaz de inducir modas, o también de enajenar y hasta maleducar a los escuchas ; pero afortunadamente también puede servir para tratar aspectos de orden pedagógico ; o simplemente para tocarnos fibras sensibles con respecto de nuestra vida cotidiana. Eso es precisamente lo que yo me propongo –como compositor– al escribir una canción dirigida a los niños, y también al interactuar con ellos mediante mi método “¡Cántale Pues !”. Coincido con quienes consideran que en un contexto mediático acaparado por la eufemísticamente llamada “industria del entretenimiento”, más que entretener o distraer a los niños, cantar con y para ellos nos obliga a establecer una comunicación propositiva, abordando temáticas de interés general. Hoy en día, un asunto realmente apremiante es el uso y abuso que hacemos de nuestro planeta, el cual –lo sabemos– ya muestra serias señales de deterioro. Algo tenemos que hacer, porque no podemos quedarnos cruzados de brazos.

Es imprescindible inculcarle desde pequeños a nuestros niños los valores y la conciencia ecológica

Niños por la Naturaleza

Con motivo de la celebración de Día del Niño, el instituto Veracruzano de la Cultura llevará a cabo el Primer Festival Infantil “Niños por la Naturaleza y el Arte”, en el Jardín de las Esculturas los días 29 y 30 de abril, y 1° de mayo de este año, de las 9 a las 18 horas. Por medio de una serie de actividades artísticas que incluyen la pintura, el modelado en barro y la música ; así como también la siembra de arbolitos y una conferencia sobre reciclaje, entre muchas otras actividades programadas, el IVEC ofrece a los niños un acercamiento divertido y a la vez educativo sobre diversos temas relacionados con nuestro entorno ecológico. Por su parte, TISEV, la Compañía de Teatro Infantil de la Secretaría de Educación de Veracruz participará presentando la puesta en escena titulada “Otros Cuentos”, el día 30 de abril a las 12 horas. En el marco de dicho festival, el día 30 a las 5 pm, tendré el gusto de hacer un concierto interactivo “¡Cántale Pues !” sobre valores y cuestiones ambientales, dirigido a niños desde los 6 años, en el cual por supuesto también participarán tanto papás como educadores y estudiantes de pedagogía interesados en conocer algunas de las canciones que he compuesto para los pequeños. Así por ejemplo, los asistentes podrán entonar lo mismo un cariñoso saludo a los padres : “Hola papá, hola mamá, yo aquí cantándoles ¿cómo les va ?” ; que rememorar el legado de nuestros antepasados prehispánicos : “El teponaxtle es un tambor que tocaban los antiguos mexicanos, y para que suene mejor se toca con dos palos en las manos” ; o conocer el punto de vista del “Señor Basura” al cantarnos lo sobresaturada que está su alimentación : “Oye humano dime qué te pasa, deja de ocuparte de mi dieta. Ya preocúpate por tu planeta, porque ya la mugre te rebasa… Lo dice el Señor Basura”. Recordaremos igualmente que existe un equilibrio fundamental entre lo que damos y lo que recibimos, entonando la canción titulada “Derechos son Obligaciones”. Y no desaprovecharemos esta ocasión para alzar una voz colectiva diciéndole a México que lo queremos mucho, mediante el sonecito nombrado “México y Yo” ; el cual al ser compartido se convierte en México y cada uno de nosotros. La interacción “¡Cántale Pues !” incluirá también “El Sol”, para expresar de todo “Corazón” nuestro deseo sincero de “Llevarnos Bien : Si quiero que me respeten, yo debo de respetar”. De esta manera, a través de algunos títulos y letras de mis canciones, los amigos lectores se han dado una idea de lo que plantea nuestra propuesta musical. Hablamos de valores y cuestiones que nos atañen a todos como miembros de una sociedad que no se quiere desentender de su compromiso vital –individual y conjunto– en favor de la vida y por un futuro esperanzador que requiere, es cierto, de un gran esfuerzo colectivo. Por eso mismo creemos en la pertinencia de la convivencia intergeneracional, donde juntos, chicos y grandes, jóvenes y adultos sumemos múltiples voces en una misma voluntad de poner nuestro granito de arena para que las cosas avancen en bien de todos. Este Primer Festival Infantil “Niños por la Naturaleza y el Arte” del IVEC, es sin duda una excelente opción para compartirse en familia. Así como no clamamos un optimismo a la ligera, tampoco nos dejamos arrastrar por la espiral del pesimismo… si ustedes coinciden con nosotros, acérquense y juntos ¡cantémosle pues !

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com