Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Cultura popular y modernismo


¡Alto la música !

En el mosaico mexicano de regiones geográficas contrastadas, con raíces étnicas arrancadas en parte y legados cosmogónicos dispares –europeos y mesoamericanos– que pueden ser tan distantes e incluso antagónicos, como también complementarios y armónicos en su sincretismo, Veracruz es resumen de nuestra esencia mestiza tripartita. Somos tapixte, chayotextle y chipotle, igual que gandinga, mondongo y machuco, pero también chorizo, chicharrón y paella. Rezamos avemarías, bailamos danzones y lloramos a nuestros muertos en altares de cempasúchil y copal. Nacemos lampiños, crespos o barbudos y por lo mismo ya no somos prehispánicos, ni africanos ni españoles, somos mexicanos veracruzanos ; veracruzanos jarochos, huastecos, tenek, totonacos, popolucas, zoques, nahuas ; mestizos, morochos, mulatos, blancos, trigueños o güeros, y brotamos como las ramas de un árbol, cada una distinta de las demás pero todas unidas en la misma raíz. Lo que entendemos como identidad es la herencia conjunta de los bienes culturales distintivos de una colectividad particular que se sabe y se nombra a sí misma, los cuales son por naturaleza propia múltiples y multifacéticos. Como obra colectiva, la identidad es una cuestión intrínsecamente dinámica que se esculpe cotidiana e individualmente. En nuestro caso, somos veracruzanos mexicanos pero cada quien siente e interpreta su veracruzanidad de manera personal, y la finca en su medio ambiente regional cultural, donde la suma de estos sentimientos y posturas da sentido al ser mexicano.

Carlos Escribano Baxin fue sonero tuxtleco que siempre vivió con apego al legado cultural que heredó de sus mayores.

Por otra parte, así como debemos con gusto reconocer que en nuestro Estado las diversas culturas sub-regionales ocupan un lugar importante en la vida cotidiana de los veracruzanos, tal y como lo exalta la bella letra que compuso Francisco Morosini Cordero (1946-2006) para nuestro himno estatal : “Veracruz es canciones y es gozo, es fandango, huapango y danzón(...) es jarana, es arpa y es son” ; no podemos pasar inadvertido el bombardeo de un sonido “modernista” que nos invade desde los medios de comunicación. Se trata de un sonido electrificado y energizante al estilo de la música “rocanrolizada moderna”, mediante el cual se nos acostumbra a un determinado estilo musical o clima sonoro que se identifica con la idea del progreso. Y es precisamente en esa contradicción fundamental entre lo que se entiende por “moderno” como sinónimo de positivo, en detrimento de lo “antiguo” entendido como negativo, en donde se define la permanencia o no de la cultura popular veracruzana. Ni siquiera un reconocimiento tan importante como el que recibió en el 2009 la Danza de los Voladores de Papantla de parte de la Unesco, bastará por si mismo para asegurar la sobrevivencia de ese legado de origen prehispánico sincrético. El reconocimiento, fruto de una acción conjunta entre gobierno y cultores, es indudablemente favorable, sin embargo hay que reconocer también que en determinados contextos, dicha danza se ha convertido en un espectáculo escénico, despojado de su sentido ritual profundo prehispánico.

Recuadro del artículo :

Expresión popular y políticas culturales

En términos de la cultura popular de los veracruzanos, la cual es por su propia naturaleza multifacética, no debemos perder de vista que el punto de partida para la conservación de los parámetros creativos y recreativos que conforman este tipo de legados ancestrales, se basa en la compleja interrelación entre los ciudadanos y los sucesivos gobiernos. En esa relación que tiene tintes tanto socioculturales como también políticos, mientras que los ciudadanos –en su calidad de creadores– son los depositarios y responsables directos de la permanencia de la cultura popular, las políticas gubernamentales inciden –por acción o por omisión– en el camino que transita esa obra colectiva que conocemos como identidad cultural. Se requiere de una eficaz interacción entre ambas partes : sociedad civil y gobierno, para dar cauce con libertad y fortaleza a las distintas expresiones culturales del pueblo. Es un delicado equilibrio que no resulta fácil de lograr, en el que ni los ciudadanos deben esperar todas las soluciones del “papá gobierno”, ni tampoco es conveniente que las autoridades se adjudiquen atribuciones que excedan su rol como administradores públicos. Existe un estrecho margen entre la capacidad de desarrollar una acción conjunta y la coacción. La frontera entre ambas puede ser tan pequeña que muchas veces se pierde. Es por ello que la vigilancia para que esto no suceda debe ser constante y representa, desde luego, una responsabilidad conjunta. Sin embargo, es imprescindible que los creadores asuman su papel como motores de la creatividad y la libertad de expresión ; mientras que por su parte, la administración pública debe diseñar sus programas de acción con asesoría de estudiosos en la materia, para implementar su labor de promoción cultural con perspectivas a futuro, más allá de los tiempos políticos. Solamente el compromiso es mayor que el reto, para no dejar que se extinga uno de los bienes patrimoniales intangibles más valiosos : la cultura. Hoy en día, en un contexto mundial donde el proyecto occidentalizador tiende a la globalización hegemónica de una cultura transnacional basada en el “american way of life”, en Veracruz, más allá del espejismo del pretendido “sueño americano”, afortunadamente todavía habemos muchas personas que mantenemos despierta nuestra identidad cultural ; aunque en más de una ocasión aparezcan bostezos e incluso no falta uno que otro ronquido.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com