Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

El arpa en México


¡Alto la música !

México es el país con mayor número de variantes regionales del arpa popular diatónica en el mundo. Durante el siglo XVIII y todavía a finales del XIX, este instrumento era uno de los más populares entre los mexicanos y con él se tocaba una amplia gama de géneros musicales desde chotises, pasos dobles, polcas, valses, marchas, gavotas, mazurcas, danzones, danzas cortesanas, o también indígenas y sones. Se le escuchó tanto en las ceremonias litúrgicas acompañando el ave María, como también paseándose por calles, plazas, corrales y convivir en las pulquerías acompañando coplas, valonas y corridos.

Instrumento angelical

Desde los primeros años de la Colonia, los misioneros comprendieron la importancia de transmitir el evangelio apoyados en la enseñanza musical, y por su parte, los naturales muy pronto demostraron su enorme facilidad para dominar la nueva música de tipo europeo. Considerada por el clero como un puente terrenal hacia el cielo, el arpa –siendo además mucho más ligera que el órgano– ocupó un importante lugar como instrumento religioso. Los indígenas, otorgándole la misma capacidad de vínculo divino, la cubrieron de sincréticos simbolismos adornando su diapasón con todo un imaginario animal protector.

El arpa jarocha antigua se tocaba sentado, pero hacia 1934, los productores cinematográficos la hicieron crecer para que el arpista pudiera tocar de pie. Los dos intrumentos que aparecen en la foto pertenecen a Rubén Vázquez Domínguez, veterano arpista jarocho.

Arpa de la soldadesca

En 1519, junto con Hernán Cortés desembarcó un soldado músico valenciano mencionado por Bernal Díaz del Castillo, como el Maese Pedro el del arpa, quien trajo la primera a tierra firme. Se trataba seguramente de la típica arpa medieval, de menos de un metro de altura y mástil curvo. Obviamente este soldado que después de la conquista montó una academia de música en Texcoco, no enseñaba música sacra ; por el contrario, él y seguramente muchos otros españoles más, durante sus festejos profanos ejecutaban bailes y cantaban las canciones de sus respectivas regiones de origen, principalmente Galicia, Extremadura y Andalucía. Así que los indígenas que convivieron con ellos escucharon también toda una serie de villancicos, zéjeles, coplas, tonadas, entre otros tantos géneros musicales peninsulares que solían acompañarse con vihuela de mano, arpa y violín ; precisamente los principales cordófonos del son mexicano.

Arpegios mestizos

En Veracruz, el arpa enraizó en serranías como la de Santa Marta, donde desempeña un papel mágico ritual en las ceremonias de corte religioso ; supo también galopar las llanuras sotaventinas y cruzar ríos soneros, llegando incluso a cautivar su trino en las delicadas manos de las niñas de sociedad del puerto jarocho a mediados del Siglo XIX. Hoy en día, el arpa veracruzana sigue cadenciosa su musical paseo recorriendo danzones, boleros, guarachas, danzas y por supuesto sones jarochos.

Recuadro del artículo :

Los estados arpísticos mexicanos
Como instrumento popular, las arpas se escuchan en por lo menos once Estados de la República Mexicana, incluyendo al D.F. Estos son Chiapas, Tabasco, Veracruz, Guerrero, Michoacán, San Luis Potosí, Jalisco, Durango, Nuevo León, Sonora y el Distrito Federal.
1- Chiapas. El arpa chiapaneca se relaciona con el arpa maya, puesto que se trata de una misma región cultural. El arpa chamula está inmersa en la cosmogonía ancestral indígena Tzltal y tzotzil y desempeña un papel importante en festividades como el Día de Muertos o Todos Santos.
2- Tabasco. Huimanguillo formó parte de la región cultural jarocha, sin embargo, el arpa tabasqueña antigua desapareció. En fechas recientes ha resurgido en la región un gusto por la música jarocha, de tal suerte que se ha retomado el arpa.
3-.Veracruz. El arpa jarocha, vive en la actualidad un momento de auge. El instrumento antiguo se tocaba sentado ya que tenía menos de 120 cm de altura. En los años 30 del siglo pasado, a instancias de la industria del cine, creció de tamaño y actualmente se puede tocar de pie.
4-.Guerrero. En los llamados sones de tarima de Tixtla se ha recuperado en décadas recientes el uso del arpa. Los arpistas suelen recurrir a los instrumentos de tipo jarocho hechos en el D.F. o en Veracruz.
5-. Michoacán. La música “planeca” originaria del plan de Apatzingán, o “terracalentana” de Tierra Caliente es el Conjunto de Arpa Grande. Una de las características distintivas es el uso de la tapa del instrumento como percusión en el llamado “tapeo”. Esto hace que las arpas planecas sean muy resistentes.
6-. San Luis Potosí. Al igual que en la Huasteca veracruzana el arpa potosina es de tamaño pequeño y su música tiene un sentido ritual, como en el “tzacam son”.
7-. Jalisco. Habiendo caído casi en desuso, el arpa del mariachi jalisciense ha resurgido, sin embargo ya no se escucha como instrumento solista.
8-. Durango. El arpa antigua durangueña se perdió en una brecha generacional. Actualmente existen diversos arpistas que tocan con arpa jarocha o paraguaya.
9-. Sonora. Las etnias Yoreme o Mayo, Guarijío y Yaqui tocan el arpa. Sus principales danzas son la del Pascola y la del Venado. En la danza del Pascola, los violines llevan la melodía, mientras que el arpa asume la armonía y bajos.
10-. Nuevo León. El instrumento está asociado principalmente a los corridos, donde se usa como “instrumento invitado”.
11-. D.F. En la capital se encuentran diversos tipos de arpa, principalmente la de mariachi y la jarocha. Igualmente existen arpistas en otros estados del país.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com