Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

La Calaca en la escuela


¡Alto la música !

En Veracruz, como parte del criterio educativo oficial, es muy importante inculcar desde el ámbito escolar, el apego a nuestras tradiciones en los niños. Cuando esta labor se hace además con entusiasmo y convicción, el resultado es un evento que sin duda quedará como un grato recuerdo no solamente para los alumnos que participaron directamente, sino para todos en la escuela, incluidos los directivos, los maestros y los padres de familia. “Frente a un mundo cada vez más globalizado, es muy importante que como escuela sepamos valorar nuestras culturas originales, ya que gracias a ellas tenemos un legado que nos define como mexicanos, como veracruzanos. En el evento que realizamos el día 30 de octubre de este año, los alumnos cantaron, bailaron, jugaron, se rieron y pudieron así convivir con nuestros muertitos como una agradable experiencia de vida. En esta ocasión correspondió a los dos grupos de 4° grado de primaria, desarrollar la participación artística ; al término de la cual tuvimos una fiesta en la que todos disfrutamos”, señaló el Prof. Armando Aquino Hernández, director de la escuela primaria estatal “Abraham Castellanos”.

La celebración del Día de Muertos en la escuela primaria Abraham Castellanos permitió la grata convivencia entre alumnos, profesores, directores, conserjes y padres de familia

Pasado, presente y futuro

Por su parte, la Mtra. Coral Arroyo Lunagómez, subdirectora, destacó la participación de los papás, que colaboraron en la instalación de una ofrenda en el patio de la escuela, donde los alumnos de 4° B a cargo de la Profra. Gladis Bautista Hernández, representaron un ritual a la usanza huasteca del norte de Veracruz y bailaron la danza “Xochipitzáhuac” (flor menudita), bajo la dirección del Prof. Joel Mendoza Yánez, maestro de danza, quien afirmó : “es muy positivo transmitirle a los niños el conocimiento de esta tradición ancestral mexicana que es el Día de Muertos, para que entiendan su significado y la manera de asumir la vida por parte de nuestros antepasados. Los niños comprendieron la importancia de bailar esa danza como parte de nuestro legado cultural y lo hicieron con gusto”.
Los alumnos del grupo de 4° A de primaria, del Prof. Francisco Gabriel Olvera Bello, participaron cantando una canción compuesta por quien esto escribe titulada “La Calaca”. Al respecto, el profesor comentó : “Fue un evento muy bonito, la verdad es que los niños aprendieron con mucho entusiasmo la canción porque les gustó desde un principio. Al momento de entonarla, fue muy chistoso además la participación de un niño que disfrazado de calavera, se andaba paseando entre los presentes y azuzándolos en broma. Todos quedamos muy contentos.”
Como padres de familia con nuestros dos hijos –Darío y Martín– cursando respectivamente en 4° y 1° de primaria en la escuela Abraham Castellanos, a mi esposa Nancy Correa y mí nos causa un enorme placer compartir con la escuela el apego a nuestra identidad cultural, porque creemos que es la mejor manera de querer a Veracruz y a México. Estamos convencidos de que es necesario tener presente nuestro pasado para encarar mejor el futuro.

Recuadro del artículo :

Día de Muertos : Patrimonio cultural de la Humanidad

En el año de 2003, la UNESCO –Organización Mundial para la Cultura y la Educación– declaró a la festividad indígena mexicana del Día de Muertos como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Igualmente, en septiembre de este año se le confirió a la Danza de los Voladores de Papantla la misma distinción. Estas declaratorias con particularmente importantes, porque le otorgan el lugar que realmente merecen nuestras tradiciones mexicanas y las dignifica. Su propósito es premiar y reconocer la importancia del patrimonio oral e intangible y la necesidad de salvaguardarlo y protegerlo, promoviendo la participación de los artistas tradicionales y los creadores locales. En el caso del Día de Muertos, hay que señalar que no todas las escuelas valoran su importancia y algunas prefieren seguir la moda extranjerizante del Haloween. También existe en algunas familias, el rechazo a la celebración del Día de Muertos, ya que por dogma de otras religiones lo consideran como algo negativo y no lo asumen como parte de nuestro legado cultural mexicano.

La Calaca

Como compositor de canciones para niños, es para mí muy importante fortalecer el apego a nuestra idiosincrasia desde la niñez. En México tenemos una enorme riqueza musical y es fundamental que los niños la conozcan y la disfruten, porque no es bueno que nada más escuchen la música comercial de moda que difunden constantemente los medios de comunicación. Es por ello que compuse, a ritmo de vals istmeño, una canción para cantarse ante un altar de muertos que se llama “La Calaca”. Se trata, en realidad de un canto que exalta la vida ; y sobre todo, es una manera de agradecer el privilegio que representa estar vivos.
Hoy quiero agradecer al Prof. Armando Aquino Hernández, director de la escuela Abraham Castellanos, por haberme permitido compartir esta canción con dicha primaria ; igualmente al Prof. Gabriel Olvera y a todos los alumnos de 4° A, por haberla cantando con tanto entusiasmo. La letra de La Calaca es la siguiente :
La flaca Calaca siempre busca a los muertitos y a los que encuentra solitos, los lleva para su casa. Mira Calavera te puse este altar y eso por si acaso me quieres llevar. Yo te pido que tú te demores, porque quiero vivir mucho más.
A la Calaca divierte y se sonríe divertida, cuando piensa que la vida siempre concluye en la muerte. Porque vida y muerte son los dos extremos y esto es así aunque nos disgustemos. Y por eso me gusta este día, porque quiero vivir todavía.
Calavera, Calavera yo te canto esta canción y aprovecho la ocasión para decirte : ahí te esperas. Mira Calavera qué lindo altarcito, el que le pusimos a nuestros muertitos. Con mi canto te quiero decir que no hay prisa me gusta vivir.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com