Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

La Inquisición en la música jarocha


¡Alto la música !

Es bien sabido que tanto el clero como el virreinato ejercieron un férreo control sobre la información general y la literatura que se divulgaba en Nueva España. Desde que se instaló la primera imprenta en América en la Ciudad de México en 1536, a petición conjunta del Virrey Antonio de Mendoza y del Obispo Juan de Zumárraga, ésta fue sometida a una férrea censura. Siendo el propio Zumárraga el primer inquisidor apostólico, él había prohibido terminantemente la introducción de libros profanos o de “historias vanas” para que los indios no los conocieran. Pero si las autoridades ejercían un implacable control sobre todos los naturales, no sucedía lo mismo con los propios súbditos españoles avencindados en el nuevo mundo. Todos aquellos soldados, comerciantes, aventureros y demás no se distinguían por ser particularmente devotos y piadosos ; por el contrario, como vencedores ejercían “su derecho de conquista”, en cuyo nombre cometían constantemente abusos y excesos –que no se les hubieran permitido en España– al amparo de la encomienda que se había sido otorgada por la corona.

Cantos y bailes profanos

Muchos de estos soldados y encomenderos, sabían, además de blandir la espada, tocar algún instrumento y eran portadores de bailes y cantos andaluces, gallegos, castellanos y extremeños, los cuales –al margen de lo que pudiera pensar o hacer la iglesia– fueron ampliamente divulgados por todos los rincones durante la Colonia. Estos cantos, como suele suceder con las expresiones populares, no iban –por decir lo menos– de acuerdo con las normas y los criterios clericales. De tal suerte que en las mismas academias de música y baile, como la que estableció Benito Bedel en 1526 en la Ciudad de México, acudían incluso algunos músicos indígenas que recibían también, por parte de los evangelizadores, una enseñanza en las formas de la polifonía sacra y el canto llano. Es precisamente, sobre la base de estas dos vertientes que con el tiempo se gestarían los aires y sonidos que terminaron decantándose en nuestros sones, danzas y huapangos mexicanos.
 

El baile pélvico de los esclavos africanos escandalizó tanto a los inquisidores que muchas
personas perdieron la vida por el supuesto delito de bailar deshinibidamente.
Foto de Manuel González de la Parra, tomada del libro "Luces de raíz negra"
.



El negocio del ébano humano

A estos dos elementos primigenios, se les sumaría también la impronta musical de los numerosos esclavos africanos que, como pujante negocio avalado y favorecido por la corona y el Vaticano, fueron introducidos por la fuerza en Nueva España. La esclavitud africana en la Colonia fue considerada como la mejor opción para suplir a una diezmada mano de obra indígena, que en menos de 30 años había quedado reducida al 10 % de su población original. Este eufemísticamente llamado “ébano humano”, después de concentrársele en las distintas islas caribeñas, era introducido a tierra firme por el puerto de Veracruz, para su posterior distribución y venta. La música con la que los esclavos, intentaban paliar su desdichada situación, tampoco fue bien vista por las autoridades coloniales, porque la consideraban “contraria a toda moral y las buenas costumbres”. La inquisición novohispana (1571-1820), persiguió, procesó, condenó y mató a un número considerable de personas cuyo supuesto delito consistía en “dar rienda suelta a sus pasiones” mediante cantos y bailes que los jueces consideraron impropios. Eran principalmente dos las razones por las que la inquisición prohibía tales desfogues populares : porque hacían alusiones eróticas “al dar barriga con barriga” los bailadores ; y porque en sus coplas solían mofarse de las autoridades exhibiéndolas en su doble moral, ya que por un lado predicaban el bien pero por el otro avalaban el mal. De todo, quizás esto último fue lo que más molestó a los inquisidores, la osadía de quienes se atrevían a cuestionar la autoridad que les había sido conferida “por mandato divino”...

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com

Recuadro del artículo :

Entre los múltiples sones cuyos bailes fueron prohibidos por el Santo Oficio de la Inquisición en México, destacan los siguientes : El Animal, El Catatumba, El Currimpamplí, El Chuchumbé, El Fandango, El Jarabe Gatuno, El Pan de Jarave, El Pan de Manteca, El Mambrú , El Saranguandingo, El Temor, El Toro, El Toro Nuevo, El Torito, El Zacamandú, La Cosecha, La Maturranga, Las Boleras, Las Lloviznitas, Las Pateritas, Las Seguidillas, Las Teranas, Los Chimisclanes, Los Garbanzos, Los Merolicos, Los Panaderos y Los Perejiles. Aunque seguramente no son los únicos, todos estos sones figuran en juicios levantados contra personas que tenían la “mala costumbre” de bailar con “ademanes, manoseos y zarandeos, contrarios toda honestidad (...) por mezclarse en el manoseo de tramo en tramo, abrazos, y dar barriga con barriga”. El resultado de tan feroz persecución inquisitorial es que finalmente los sones jarochos fueron despojados de todo tipo de baile pélvico ; y en buena medida también el fandango hizo de lado su sentido contestatario y de mofa ante quienes detentan el poder. Ya lo dice la siguiente sexteta : el son de tierra caliente donde quiera es aceptado ; es el baile más decente pues no se baila abrazado y por eso dignamente debe de ser comentado. Como sea, todavía hay que cuidarnos porque parece que algunos quisieran revivir la Inquisición.