Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Linaje de músicos y versadores :
Carlos Alonso Zamudio


¡Alto la música !

Cuando era un niño, hacía yo versos para las chamaquitas y se los escribía a los compañeros para que les llevaran el recado. La realidad es que en aquel entonces no me inclinaba hacia el son jarocho, aunque veía a los músicos. Me llamaban eso sí la atención, pero no me acercaba a ellos. Ya después comencé a tocar instrumentos. Empecé con la guitarra, me prestaron un charango y aprendí a tocar a quena. Estuve en contacto con otro tipo de música, hasta que un día llegó un compañero –llamado Jorge Mora Triano– con un arpa y una jarana y me dijo, “tú ráscale nomás a la jarana que yo le voy a dar al arpa”. No sé quien le habrá enseñado eso a él, pero presumo que fue Alejandro Fierro porque era su vecino, y me parece que entonces también estaba en Casa de Cultura, o se daba sus vueltecitas. Tuve la oportunidad de conocer a varios arpistas viejos, como Goyo Aguirre y un hermano suyo que también tocaba el arpa. Cuando desaparece la panga por la construcción del puente, el turismo deja entonces de recalar en Alvarado y se va de largo. Opta por ir a otros lugares, como por ejemplo a Boca del Río, por lo que los músicos coinciden también hacia allá. Hay mucho músico alvaradeño que todos los días en la mañana se va de aquí para Boca del Río, el Conchal y Mandinga, o busca también en el Arbolillo alguna opción para trabajar en los restaurantes.

"Al bruto que es natural estudiar jamás le place, la biología formal en nada le satisface, no sabe que es animal... mucho menos de qué clase". Carlos Alonso Zamudio.

Yo comencé en el son jarocho a raíz de una invitación para participar en un concurso nombrado Pablo Zamudio Rosas que fue un gran compositor y muy querido aquí en Alvarado. Pablo “Coraje” como le decía la gente, fue hermano de mi padre. De niño, yo platicaba con él, porque vivía aquí nomás a la vuelta de la casa. Afortunadamente, ni Pablo ni mi padre eran de aquellas personas que no lo dejaban a uno acercarse ; por el contrario, mi tío Pablo era muy abierto. En la discusión, cuando tenía la razón, la tenía ; y nunca discutía si no la tenía. Eso sí como músico era muy estricto y muy exigente. A quienes interpretaban sus composiciones les decía “mira la vas a tocar así, porque es así y no de ninguna otra manera”. Pablito compuso lo mismo tango, como guarachas, boleros, bosanova, corridos y desde luego sones. Él fue además un gran decimista, así que la idea de aquel concurso era imitar su manera de versar en décimas. En particular lo que él hacía para invitar –año con año– a las fiestas de octubre. Es una tradición de tiempo inmemorial en la que se extiende una invitación para acudir a las fiestas patronales de Alvarado, en honor a la Virgen de Rosario ; y también se conmemora la batalla naval del 15 de octubre de 1846, cuando fueron repelidas las naves invasoras gringas que pretendían tomar el puerto de Alvarado. Cuando fue ese concurso, yo nunca había escrito una décima ; tenía ya varias canciones y había hecho cuartetas, pero jamás una décima. El caso es que pocas horas antes de la fecha límite para la entrega de trabajos, a eso de las 5 de la mañana comencé a hilar en líneas de 10 renglones. Después me di cuenta de que algunas eran espinelas y otras no. Actualmente, yo sigo la tradición de componer estas décimas para invitar a las fiestas de octubre. Antes de Pablo, las hizo, Juan B. Zamudio ; ya después de mi tío vinieron Leonardo Solis, Julio Martínez ; y ahora me toca a mí. Aquí es como la CTM, el líder se sale cuando se muere...

El verso como herramienta pedagógica

Fue allá por 1997, cuando vino a impartir un curso sobre la décima el maestro Ricardo González Llero, un repentista cubano, que yo vi por primera vez la décima espinela. A partir de ese curso que se denominó por cierto, Julián Cruz Figueroa en memoria de ese gran jaranero alvaradeño, nos reunimos varios de los compañeros y formamos un grupo que se llamó “Alvarado Aquí”. Con ese grupo obtuvimos un apoyo por medio del Pacmyc, y realizamos un disco colectivo con décimas declamadas. Ya de ahí me arranqué, y al principio pensé hacer cosas “bonitas”... escribir “poemas” y cosas así ; pero cuando va uno a los encuentros de decimeros se da uno cuenta de que la gente disfruta más lo chusco por la ocurrencia. Y pues ni modo... tuvimos que meternos al “bando de los rudos en vez del de los técnicos”... Ya desde entonces he escrito con regularidad. El verso me ha sido de mucha utilidad en la escuela, porque por medio de la décima o la sexteta, podemos reforzar tanto la materia de español, como la historia. Yo soy maestro de Artísticas y le propongo a mis alumnos distintas actividades, entre ellas el manejo de la rima ; o también, en función de las tareas que dejan los demás profesores, compongo una canción para una temática específica.

Décimo primer Encuentro de músicos y versadores en Alvarado

Dentro de las fiestas de las Cruces, se habían quedado olvidados tanto el decimista como el jaranero. De hecho, al jaranero se le veía únicamente como acompañante del bailarín ; pero no para interpretar sólo y menos para cantar un son en el tablado o declamando su versada para que la gente lo escuchara. Eso se había perdido y durante muchísimos años ya no se veía aquí. Fue a raíz de que nos juntamos los compañeros del grupo “Alvarado Aquí”, y con el respaldo de la Casa de Cultura “Narciso Serradel Sevilla” que empezamos a hacer los Encuentros de Decimeros y Jaraneros. Este 29 de mayo celebramos el décimo primero. Poco a poco, en el marco de las fiestas hemos ido ganando más adeptos ; no solamente entre varones, también tenemos varias muchachas que son muy buenas para la versada. Y no digamos los arpistas. Alvarado siempre ha sido reconocido por la calidad de sus arpistas, que son músicos muy capaces ; y no nada más para tocar los sones, también interpretan otro tipo de música, que en ocasiones requiere que el arpa esté “semitonada”. El arpista alvaradeño toca rápido, porque siempre ha sido así. Así como nosotros normalmente hablamos rápido, la gente aquí toca canta y baila rápido. Eso no nos viene ni por moda ni por criterios de modernidad, así somos.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com