Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Los Corridos zapatistas


¡Alto la música !

Emiliano Zapata Salazar (1879-1919) fue asesinado el 10 de abril de 1919, en la antigua Hacienda de Chinameca, como resultado de una traición orquestada ignominiosamente por Venustiano Carranza ; para quien lo más importante era eliminar cualquier foco de rebeldía sin detenerse en consideraciones de tipo ético. La farsa que se montó es conocida. Los coroneles Jesús Guajardo y Pablo González fingieron una disputa a partir de la cual Guajardo “huye” hacia tierras zapatistas llevando consigo un gran acopio de armas. Guajardo le ofreció entregar personalmente ese armamento a Zapata y unírsele con sus tropas. Ambos concertaron una cita en dicha hacienda y al llegar Zapata fue acribillado a traición. Al año siguiente, Obregón hizo enjuiciar a ambos coroneles resultando exiliado González y fusilado Guajardo, en un maniobra política que pretendía “hacer justicia” por el artero asesinato.

El Caudillo del Sur, Emiliando Zapata fue un luchador
revolucionario que siempre actuó de acuerdo con su
origen campesino humilde, proclamando consignas
como "Tierra y Libertad" y "la tierra es de quien la trabaja".

Crónicas cantadas

Desde su infancia, Zapata conoció la injusticia en los campos de Morelos, y fue un largo proceso de lucha en defensa de los oprimidos el que lo llevó a convertirse en el Caudillo del Sur, como lo nombró el pueblo que con tanta veneración le dedicó numerosos cantos, bolas y corridos. Durante la Revolución Mexicana surgieron cantores populares cuyas crónicas dan cuenta de las vicisitudes que padecieron los héroes revolucionarios, y en el caso de Emiliano Zapata, estas voces populares algunas anónimas y otras identificables se decantaron en un género distintivo que se conoce como los Corridos Zapatistas. Compañero de lucha de Zapata, quizás don Marciano Silva, otro humilde campesino morelense, sea el más pródigo y documentado de todos los cronistas de aquellos difíciles tiempos en que la confusión y la desesperanza vivían a la zozobra de un muerte siempre inesperada pero acaso sorpresivamente previsible. Sobre este soldado cantor, el historiador Carlos Barreto Mark advierte que : “Don Marciano Silva, el gran olvidado de la música popular morelense, fue el cronista-cantor zapatista : estuvo pendiente de cuanto acontecimiento y lo supo transmitir a través de sus corridos”. Por su parte, el investigador Antonio Avitia Hernández escribió lo siguiente : “En sus corridos bolas, Marciano Silva nos relata como los constitucionalistas, al no poder acabar con el movimiento zapatista, en forma directa, prepararon una complicada traición, dirigida por el general Pablo González y protagonizada por el general Jesús M. Guajardo, quien, ganándose la confianza de Zapata y valiéndose de hábiles engaños, logró separar al jefe suriano de sus tropas y lo emboscó en el casco de la hacienda, pudiendo así darle muerte. Se considera que las versiones de corridos de Silva, son las que dan una mayor cantidad de detalles sobre el suceso”. Lamentablemente, hoy en día el corrido zapatista es un género casi totalmente desaparecido, ya que las autoridades morelenses nunca se interesaron por su conservación.

Recuadro del artículo :

Historia de la muerte del gran General Emiliano Zapata
Autor : Marciano Silva (fragmento)

Cuando tuvieron nota que el general llegaba,
la banda de clarines le dio toque de honor,
la guardia presurosa al verlo presentó armas,
después se oyó la odiosa y fúnebre descarga
cayendo el invencible Zapata, ¡oh qué dolor !

Varios hombres lloraban al ver el triste fin
del hombre que luchaba por un bien nacional,
las mujeres trocaban en rabia su gemir
al ver la declarada traición de un hombre vil
que hablarle cara a cara no pudo en lance tal.

Los guachos (1) altaneros vagaban por la calles
burlándose falaces del pueblo espectador :
Hoy sí, hijos de Morelos, ya se acabó su padre
bien pueden ir a verlo e identificarlo,
Guajardo en tal combate peleando lo mató.

El año diez y nueve, el mes de abril por fecha,
murió el jefe Zapata como bien lo sabrán
del modo más aleve, en San Juan Chinameca,
a la una y media breve esa tarde siniestra
dejando una era grata así a la humanidad.

Fue Emiliano Zapata, el hombre sin segundo
que ante la plutocracia su diestra levantó ;
fue un ángel de la Patria, un redentor del mundo
que por su humilde raza duerme el sueño profundo
en los brazos de Vesta (2) por voluntad de Dios.

(1) Guachos : soldados
(2) En la mitología romana, Vesta es hija de Júpiter y símbolo de la fidelidad

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com