Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba


¡Alto la música !

Los Soneros de Huilango no escatiman esfuerzos. Como los excelentes anfitriones que siempre han sido, agasajaron a todos los grupos invitados. Después de haber desgranado los sones en el zócalo cordobense, juntos, los doce grupos con los siete decimistas participantes acudimos a la Unidad Habitacional de San Román, donde el fandango cimbró hasta el alba la tarima. Bajo la coordinación de la Mtra. Gloria Trujano Cuellar, los Soneros de Huilango se han entregado con entusiasmo a la tarea de organizar este encuentro jaranero, que celebró su tercera edición el pasado sábado 25 de abril del año en curso. Realizado como una iniciativa ciudadana con apoyo del H. Ayuntamiento de la Ciudad de los Treinta Caballeros, que preside el Lic. Juan Antonio Lavin Torres ; este año el evento tuvo el honor de contar con la presencia del Lic. Sergio Villasana Delfín, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, en representación del Gobernador del Estado de Veracruz, Lic. Fidel Herrera Beltrán.

Un ambiente de cálida cordialidad se vivió en el Tercer Encuentro
de Jaraneros de Córdoba, organizado por el grupo Soneros
de Huilango, el pasado 25 de abril 2009

 

Herencia tuxtleca

Comenta la Mtra. Trujano : “en este tercer encuentro, quisimos resaltar el lugar especial que dentro del son jarocho ocupan nuestros compañeros de la región de los Tuxtlas, como portadores de un sonido añejo”. Es indudable que en esa bella serranía prevalece un estilo de enorme arraigo en la cultura jarocha, gracias a la herencia musical de gente que mantiene viva su tradición ; y por eso mismo, sigue tocando el son como lo escuchó de sus mayores, sin quitarle ni añadirle. Se trata, como bien señaló el Prof. Andrés Moreno Nájera –Director de la Casa de Cultura de San Andrés Tuxtla– de músicos que no viven del son, sino que éste les acompaña en su vida cotidiana ya sea cantando sus alegrías o también consolando sus tristezas. En tal sentido, fue un verdadero placer el que en esta ocasión contáramos con la participación del grupo de los Hermanos Baxin, de la comunidad de Zinapan, ubicada en el municipio de Santiago Tuxtla. Félix y Arcadio Baxin Escribano, provienen de dos familias de grandes músicos jarochos, sin embargo (o quizás por eso mismo) conservan un trato sencillo y amable. Tío de ellos fue el legendario Juan Pólito Baxin, (1917-2009) recientemente fallecido. Tío Juanito o Juan Bolita como le decíamos de cariño, fue un verdadero pilar del son, que siempre participó en la tradición de los velorios tuxtlecos. Por parte de los Escribano, es entrañable el recuerdo de don Carlos Escribano, mejor conocido como “oreja mocha” ; también tío de ellos. Igualmente originario de Zinapan, el grupo San Martín de los hermanos Simeón y Porfirio Villegas Alvarado, junto con Humberto Victorio Comi, hizo gala de su tan particular sabor.
Muy grata y en más de un sentido llena de simbolismo resultó –como era de esperarse– la presencia del grupo de Los Cultivadores del Son, orgullosamente herederos del estilo musical sanandrescano. Volvieron los Cultivadores ha deleitarnos tocando sones como el Capotíntin o el Sapo, entre otras verdaderas reliquias que tienen ellos y que hoy en día ya nadie más toca. Gracias a la amistad y la estrecha colaboración entre la investigación etnomusicológica Testimonios Jarochos y la Mtra. Gloria Trujano Cuellar de Soneros de Huilango, pudimos –por fin– cumplir un viejo compromiso : de manera conjunta obsequiamos al Prof. Moreno, una copia de la magnífica colección de dibujos del desparecido pintor xalapeño Luis Rechy, titulada Una Décima Glosada a Lápiz. Los Velorios Tuxtlecos. Ahora esta singular colección que une el verso con la plástica, estará al alcance de los propios cultores de tan emotivo luto festivo, fundamental en la usanza tuxtleca del son jarocho.

Son para todos y todos para el son

Como ya se ha vuelto costumbre en los encuentros jaraneros que organizan en Córdoba los Soneros de Huilango, todos los participantes comenzamos tocando juntos el son del Siquisirí. Después cada uno de los doce grupos interpretó un par de sones de su elección. Además de los compañeros tuxtlecos, también participaron en este tercer encuentro los grupos siguientes : Los Panaderos de San Juan Evangelista ; Guanacaxtle de Minatitlán y Chacalapa ; Al Son de Guatimé de Lerdo de Tejada ; Cantana de Xalapa ; Las Morenas de Minatitlán ; Cucalambé cuyos integrantes de origen tlacotalpeño radican en el D.F ; Son de Tarima, igualmente del D.F, de Xalapa y también de Cosoleacaque ; Los Soneros del Tapanco de Orizaba ; además de los anfitriones Soneros de Huilango. Por su parte, los decimistas que compartieron su versada en esta ocasión fueron los siguientes : Sonia López Mijangos de Coatzacoalcos ; Diego Cruz Lara y Socorro Terán Beltrán de Tlacotalpan ; Adan Zamudio de la Rosa de Coatzacoalcos ; Melania Jiménez Reyes, tlacotalpeña radicada en el D.F. ; Nancy Correa Grande de Xalapa y quien esto escribe. La presentación de aquella tarde en el zócalo de Córdoba, contó con la nutrida participación de un público que disfrutó de los diferentes estilos musicales. Al terminar, todo el contingente sonero se trasladó a San Román donde nos esperaba una rica cena.

Fandango en familia

En realidad fue mucho más que el alimento lo que se compartió aquella noche. Alrededor de la tarima se congregaron más de cuatro generaciones de músicos, todas unidas con el sano propósito de dar rienda suelta al embrujo fandanguero. Particularmente emotiva resultó la participación del pequeño Darío Barahona Correa, quien con sus escasos nueve añitos, se mantuvo firme –jarana en mano– hasta las cuatro y media de la mañana... Fue su primer fandango... Muy emocionados lo disfrutamos, intercambiando miradas llenas de paternal orgullo su mamá y yo. Tenemos la dicha de vivir la tradición del son jarocho, como una afición familiar. Claro que no solamente para nosotros estuvo sabrosa la fandangueada. Uno tras otro los sones hallaron solitos su acomodo. Se tocó, se cantó y se bailó bien a gusto. Es tan cordial y desparpajado el ambiente que brindan Jorge Luis Cruz y Gloria Trujano Cuellar junto con su grupo, que no podría ser de otro modo. Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura. Gracias por este festejo a los Soneros de Huilango, gracias por acompañarnos al Lic. Sergio Villasana Delfín y gracias a todos los miembros de nuestra gran familia sonera.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com