Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Un convite jarocho


¡Alto la música !

En el contexto de un mundo globalizado que se agita frenéticamente al impulso del valor monetario, una de las principales interrogantes que enfrentan hoy en día los jóvenes, es definir a qué se van a dedicar para ganarse el sustento diario. ¡Menudo paquete ! dilucidar siendo adolescentes el ser humano que habremos de ser para el resto de nuestra vida laboral, cuando todavía nos acosan enormes preguntas existenciales. No resulta, en efecto, nada fácil con escasa experiencia y desbordantes expectativas, resolver una cuestión tan vital como lo es el inevitable y apremiante ingreso al mercado del trabajo. Suele suceder que en esta etapa de nuestra vida tenemos bastante claro qué es lo que no queremos, pero en cambio se nos dificulta más entender lo que realmente queremos ; y sobre todo, cómo encaminarnos para alcanzar nuestro objetivo. Resulta difícil escoger frente a un amplio abanico de intereses qué hacer, cuando apenas entendemos quienes somos...

Nuestro convite jarocho del pasado 7 de enero del año en curso, significó un emotivo acercamiento con algunos jóvenes cuyas edades oscilan entre los 17 y 18 años de edad

Vivir del son o vivir el son

Para muchos de estos jóvenes, la interpretación de sones jarochos ofrece un interesante asidero que les ayuda a definir su referente de identidad cultural. Esta capacidad aglutinadora es, desde el punto de vista sociológico, una de las características más importantes del actual momento de auge que vive la música jarocha. Sin embargo, en términos estrictamente musicales, las consecuencias que tiene dicho auge, no están exentas de contradicciones. Es importante observar qué implicaciones –tanto cuantitativas como sobre todo cualitativas– tiene la masiva adopción por parte de los jóvenes de este género musical. Uno de los aspectos que llama la atención es que actualmente un importante número de jóvenes aspira a convertirse en músico jarocho profesional. No se trata desde luego de cuestionar esta legítima aspiración, pero lo que debemos observar son los mecanismos mediante los cuales se capacitan estos jóvenes músicos para profesionalizarse. Por lo general, se trata de talleres urbanos impartidos por músicos relativamente jóvenes, los cuales a su vez provienen de talleres similares ; creando cadenas de transmisión del conocimiento musical en las casi nunca prevalece el acercamiento a los viejos músicos. Esto explica en parte, por qué la música que tocan estos jóvenes suele sonar tan distinta del son jarocho que tocaban nuestros abuelos. Aunque parezca demasiado obvio es pertinente repetirlo : no es lo mismo vivir de la música que vivir la música.

Convivencia intergeneracional

Para cerrar el periodo vacacional decembrino e imprimirle nuevos bríos a este incipiente 2011, tuvimos el gusto de convivir con un grupo de jóvenes amigos, en un convite jarocho en el que además de la tarima, también nos reunimos en torno a diferentes temas relacionados con las expectativas del nuevo año. Cabe destacar que quienes acudieron al convite, fueron en su mayoría jóvenes de 17 y 18 años. Gracias a nuestra amistad con Francisco Rodríguez Malo, él y su bella compañera Aika, convocaron a un pequeño grupo de jóvenes músicos que se han acercado con genuino interés a conocer los sones jarochos, pero que al mismo tiempo tienen claro que no se plantean ser músicos profesionales ; y por lo tanto, se preguntan –unos con mayor premura que otros– cuál será la mejor decisión para proseguir sus estudios. A punto de terminar la preparatoria, esta juventud sabe que no podrá posponer indefinidamente la decisión sobre su carrera profesional ; pero sabe también encarar la vida con optimismo. Tienen todos ellos un impresionante bagaje de conocimientos e inquietudes ; y cuentan a su favor con una encomiable certeza : el son será compañero de sus vidas, aún sin dedicarse profesionalmente a la música. Es por ello que nos juntamos para dialogar –no solamente con los instrumentos– sin competencias ni protagonismos, en un ambiente familiar que todos disfrutamos. En lo personal, fue un verdadero placer poder compartir con estos jóvenes amigos algunos sonecitos poco conocidos como El Durazno, El Capotín, El Zopilote, El Platanero o La Chuchurumaca. Es un privilegio tener la oportunidad de una cercanía con esta generación rebosante de frescura y sana avidez, en la esperanza de poder aportarles algo que les sea útil, y por supuesto recibiendo de parte de ellos un enriquecimiento humano que mucho valoro. Gracias Pancho, Aika, Roberto, Ricardo, Marino, Fabio, David, Selene, Argelia, Polo, Rocío, Yaco, Constanza, Rossina, Abraham, Sebastián y Velia mamá e hija ; gracias también como siempre a Nancy, Darío y Martín. Pronto nos volveremos a reunir en otro convite.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com