Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Un investigador pionero : Hellmer


¡Alto la música !

Nadie es profeta en su tierra. Dura sentencia. Igualmente, nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido ; y bien valdría le pena preguntarnos cuánto –además del tiempo– hemos perdido, con respecto a nuestro propio legado musical mestizo mexicano en las últimas décadas. Una lectura, de lo que hoy hace ya cincuenta y un años escribió Hellmer, invita a la reflexión : “Creemos que es ya oportuno emprender una enérgica campaña destinada a colocar nuevamente la música auténticamente mexicana en su debido lugar en la vida cultural del país. Para esto de necesita un plan de acción que involucra mucho más que la recopilación y conservación de los documentos musicales que se encuentran todavía vivos en la provincia. En nuestra opinión se necesita una reorganización y reorientación de la forma de presentar la música mexicana en las escuelas, desde la primaria hasta las instituciones de educación superior...” (Informe de la Sección de Grabaciones del INBA, para el periodo 1954-1958. Octubre de 1958).


Sin ahondar en el tema del lugar que debiera ocupar nuestra auténtica música mexicana en el proyecto educativo nacional, sólo mencionaremos que ésta no ha sido del todo valorada, ni siquiera en el ámbito de la educación específicamente musical... Remitámonos ahora, a la cuestión en particular, del acervo documental del folclore musical mexicano ; precisamente aquel en el que fue pionero Hellmer. Hacia 1946, fecha en que llegó él a México, prácticamente las únicas grabaciones de música mexicana pretendidamente popular, se escuchaban en las películas de la llamada “época de oro” del cine mexicano. Los criterios con que esas filmaciones proyectaron la imagen de nuestro folclore –hoy lo sabemos bien– eran exclusivamente comerciales, sin considerar su autenticidad o su posible repercusión. Es por ello tan importante que este investigador norteamericano fuera de los primeros en preocuparse por registrar aquellas expresiones populares que todavía “existían en provincia”. Su interés fue tan genuino como metódico y se reflejó en una extensa obra de compilación de nuestras músicas populares mexicanas. Compilación de la cual, hoy en día lamentablemente ni siquiera tenemos un catálogo completo ; ya que por falta de visión institucional, ha quedado dispersa cuando no extraviada. Por otro lado, de los registros existentes realizados por Hellmer, solamente se ha publicado una pequeñísima parte. Sabemos, por ejemplo, que colaboró de 1947 a 1965 como investigador en la Sección de Música de Bellas Artes ; sabemos también, que entre 1962 y 1964, realizó para Radio UNAM, la invaluable serie radiofónica titulada “Folcklore Mexicano”. Con una duración –hoy tristemente breve– de entre 15 y 20 minutos, Hellmer produjo entonces noventa y seis programas.


Disco en Homenaje a Hellmer

En 2001, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través de la Dirección General de Culturas Populares, publicó un interesante disco titulado : “Homenaje a Raúl Hellmer, 30 Aniversario Luctuoso”, como parte de una serie de actividades en memoria de este destacado investigador ; pero ¿quién fue él ? El siguiente documento (incluido en el disco titulado : A la trova más bonita de estos nobles cantadores. Grabaciones en Veracruz de José Raúl Hellmer. Serie Testimonio Musical de México ; volumen 39, INAH), es un fragmento de una carta por él escrita, el 25 de agosto de 1967 : “... Mi personalidad no importa por el momento, pero les digo que soy un exgringo de Filadelfia –mis amigos me dicen que soy un veracruzano, nacido por accidente en los Estados Unidos–, que tengo más del medio siglo de edad y 22 años luchando en México por la causa del folcklore... Me siento con muchas agallas : he hecho más de seiscientos programas (en) radio y televisión sobre folcklore ; pero me siento confuso, con tanto obstáculo en le forma de (la) educación (que es) tan deficiente en el aspecto formativo y (en) la consiguiente confusión de la mente de la gente, respecto a las metas verdaderas del hombre...” Joseph Roul Hellmer Pinkham (Filadelfia, Pensylvania 27 de octubre de 1913-Ciudad de México, 13 de agosto de 1971), era de origen gringo ; y sin embargo, supo acercarse, descubrir, estudiar, e incluso sentir nuestro folclore, para defenderlo con un genuino interés que, hoy en día, buena falta le hace a muchos de nuestros connacionales.

Crítico mordaz y apasionado

Para darnos una idea de la postura de Hellmer, bastará con leer la siguiente crítica que él hizo en uno de sus programas de radio ; grabación que se incluyó en el citado disco de su trigésimo aniversario luctuoso. (Se respeta íntegra la redacción original) : “Vamos a hacer un paréntesis, en nuestro desarrollo estrictamente histórico, del curso de nuestro folclore musical. Hoy en la mañana, al sintonizar mi radio a una estación disquera, tuve la desgracia de encontrar, entre la demás estática, una de esas monstruosidades que actualmente se proliferan en los rincones nocturnos del morbo de algunos compositores jóvenes, como los tlaconetes en la letrinas rústicas. No contentos con hacer pésimas imitaciones de bailables modernos norteamericanos, cantados con voz asquerosamente afeminada, tienen que alcanzar la puntada de mal gusto de hacer burla de nuestras canciones, como si los recursos musicales y emocionales de nuestra música se hubiesen agotado. Escuchen...”. El ejemplo musical que da Hellmer a continuación, es un híbrido denominado “La Cucaracha Twist”, cuyo estribillo dice : La Cucaracha Twist, ya no puede caminar, porque no tiene, porque le falta un nuevo twist pa´ vacilar. Y tajante, concluye Hellmer : “No creo que la preciosidad que acabamos de escuchar necesite comentario”.
Lamentablemente a ésa, podríamos, hoy en día, sumar muchísimas otras “preciosidades” de índole similar. No solamente se trata del uso y abuso que actualmente se hace de palabras como “rescate”, “tradicional” o “son” ; delicado tema que resulta tan extenso como complejo. En el ámbito de la conservación y divulgación de la propia obra de registro que logró este “jarocho, nacido por accidente, gringo”, el balance actual deja mucho que desear. Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica, iniciada hace más de 25 años y que actualmente forma parte del Instituto Veracruzano de Cultura. A lo largo de estos años, dicha investigación ha logrado conformar un importante acervo documental, el cual consideramos que debe ahora difundirse. Hoy también es necesario, como dijo Hellmer “colocar nuevamente la música auténticamente mexicana en su debido lugar en la vida cultural del país”.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com

andrescimas@gmail.com